Subscribase para recibir sus estudios dirrectamente a su correo electronico.

Close Icon
   
Contact Info     786-222-7069

El Creyente Y El Fruto

Hola Franklin de estudio bíblico 1 2 3. Estamos estudiando la carta a los Gálatas. Hoy nos encontramos en el capítulo número 5 del versículo 20 o 22 en adelante y vamos a cubrir primero.

Antes de entrar en un estudio profundo del texto de hacer un estudio exegético de este texto, vamos a estudiar, a ver por qué Pablo está hablando esto y qué es lo que se ha dicho anteriormente. Porque si estudia la carta a los Gálatas del capítulo 1, al capítulo 5, a la mitad del capítulo 5, Pablo está lidiando con el asunto del legalismo. Y empieza a lidiar con el legalismo y la ley y el guardar el no tener que guardar la ley y asuntos de dogmático acerca de la ley que ya no existen bajo el nuevo pacto. Y Pablo lidia con todo y hace un paréntesis aquí. Y por qué razón Pablo hace este paréntesis? Porque luego sigue con este tema en el CEU, pero en El Trece el vuelvo a tomar el asunto de la circuncisión y de por qué la gente que son legalista no pueden guardar la palabra de Dios. Entonces es interesante que se hace este paréntesis en el medio y es lo que vamos a lidiar hoy en día. Antes de entrar en el fruto del espíritu, entender por qué razón pasó esto la Iglesia, por qué está pasando en la Iglesia de nosotros hoy en día y qué tenemos que hacer para poder ver esto. Vamos a empezar leyendo en el 5 22 dice más El fruto del espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza. Contra tales cosas no hay ley, pero los que son de Cristo crucificado, la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el espíritu. No nos hagamos Vlada gloriosos, irritando los unos a otros, impidiéndonos unos a otros. Es interesante que él pone esto en el 26. Mira lo que dice anteriormente vete al 18.

El Creyente Y El Fruto.

EB123 55 Galatas Clases 20 El Creyente Y El Fruto.mp3

Hola Franklin de estudio bíblico 1 2 3. Estamos estudiando la carta a los Gálatas. Hoy nos encontramos en el capítulo número 5 del versículo 20 o 22 en adelante y vamos a cubrir primero.

Antes de entrar en un estudio profundo del texto de hacer un estudio exegético de este texto, vamos a estudiar, a ver por qué Pablo está hablando esto y qué es lo que se ha dicho anteriormente. Porque si estudia la carta a los Gálatas del capítulo 1, al capítulo 5, a la mitad del capítulo 5, Pablo está lidiando con el asunto del legalismo. Y empieza a lidiar con el legalismo y la ley y el guardar el no tener que guardar la ley y asuntos de dogmático acerca de la ley que ya no existen bajo el nuevo pacto. Y Pablo lidia con todo y hace un paréntesis aquí. Y por qué razón Pablo hace este paréntesis? Porque luego sigue con este tema en el CEU, pero en El Trece el vuelvo a tomar el asunto de la circuncisión y de por qué la gente que son legalista no pueden guardar la palabra de Dios. Entonces es interesante que se hace este paréntesis en el medio y es lo que vamos a lidiar hoy en día. Antes de entrar en el fruto del espíritu, entender por qué razón pasó esto la Iglesia, por qué está pasando en la Iglesia de nosotros hoy en día y qué tenemos que hacer para poder ver esto. Vamos a empezar leyendo en el 5 22 dice más El fruto del espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza. Contra tales cosas no hay ley, pero los que son de Cristo crucificado, la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el espíritu. No nos hagamos Vlada gloriosos, irritando los unos a otros, impidiéndonos unos a otros. Es interesante que él pone esto en el 26. Mira lo que dice anteriormente vete al 18.

Vamos a empezar.

Vamos a empezar en el 14. Mira conmigo porque toda la ley en esta sola palabra se cumple. Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Pero si los moldes o coméis unos a otros, mirad que también no nos consumís unos a otros. Digo pues andar en el espíritu y no satisfaga los deseos de la carne, porque el deseo de la carne es contra el espíritu, el espíritu y el espíritu es contra la carne. Y estos se oponen para que no hagáis lo que queráis. Pero si os guardas.

Perdón, pero si os guiado por el espíritu no está bajo ley y manifiestas son las obras de la carne, que son adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistad, pleito, celo, ira, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías y cosas semejantes a esta cerca de las cuales os hamor esto.

Como ya lo he dicho antes, que lo que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Entonces, por qué éL hace esto? Este paréntesis entre el medio de lidiar con el asunto?

Desde el legalismo.

Y al final de envidia unos a otros. A unos, a los otros y después sigue con esto. Pero mírate el 22, vamos a enfocarnos en el 22 y por qué esto es tan peligroso? Porque te enseñé en la clase anterior, en la clase 19, que el asunto tiene que ver. Casi siempre. Todo lo que está pasando aquí tiene que ver con el asunto de la envidia y la codicia.

Por qué Pablo tiene que lidiar con todo esto? Porque todo el asunto del legalismo que había en la Iglesia era por celos y contienda. Cuando lo analizas y Pablo te lo dice, ellos tienen celos por ustedes, pero no para bien. Tiene que ver el celo, el celo ministerial.

Y vamos a entrar en el asunto del fruto del espíritu y por qué no hay fruto en muchos de los crecente que estamos yendo a la Iglesia o gente que está yendo a la Iglesia? Por qué razón no hay fruto en su vida? Y lo vamos a ver porque dice más, el fruto del espíritu es gozo, amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza. Contra tales cosas no hay ley. Quiere decir que si está viviendo en el espíritu? Tú no vas a estar bajo ley porque no hay ley patir viviendo bajo el espíritu. Por lo que son de Cristo crucificado, la carne con sus pasiones y deseos, dicen los que son de Cristo. Ahí está la clave qué dicen lo que son de Cristo?

Si vivimos por el espíritu, andamos también por el espíritu.

No nos hagamos vana, glorioso, irritando los unos a los otros, envidiando unos a los otros.

Pero vamos a mirar lo que dice aquí el primero, vamos a enfocarnos en el fruto del espíritu.

Primer lugar implica que el cristiano tiene que llevar fruto. Si tú dices que tú eres nacido de nuevo. Con la moral es muy fácil, hermanos que nosotros decimos hoy en día. Yo estoy nacido de nuevo lleno del Espíritu Santo. Muy fácil. Sin embargo, hay hombres que tú lees en el antiguo pacto que no tenían el Espíritu Santo dentro de ellos, no tenían el nuevo nacimiento y vivían una vida que agradaba a Dios, y entonces nosotros decimos que es imposible hacer todo esto, pero al mismo momento tenemos una duplicidad que decimos estamos llenos del Espíritu Santo, tenemos el Espíritu Santo para brincar, saltar, gritar y decir aleluya, gloria a Dios, amén a hablar en lenguas para lavar la pata a la mesa.

Pero no tenemos Espíritu Santo para vivir esto. La iglesia está llena de emoción, holismo y legalismo, y muy poco espíritu se van a los dos extremos. O estás en una iglesia que es extremamente legalista. O estás en una iglesia que está al otro extremo de la emocionadísimo pentecostalismo, lo que tú quieras llamarle. A veces tienen los dó, tienen el legalismo y el pentecostalismo.

Pero no tienen un fundamento sólido. Mira lo que estamos hablando.

Vete conmigo primero si hacer lo primero después, pero vamos a ir a Juan 15 porque él está hablando del fruto. Del Espíritu. Esto es lo que produce el espíritu.

No es que uno produce en uno el fruto del espíritu, es del espíritu, lo da el Espíritu Santo a sus creyentes, y lo que la gente tiene en el fruto del Espíritu es como una listilla de cosas que tienen que ascender y se enseña desde el punto de vista de que tú tienes que tener paciencia en tu. Y cómo logra la paciencia? A través de ejercicio religioso. Cómo logra ser veni, benignidad, tener benignidad dando.

Pero dice que la palabra dice que Dios quiere un dador alegre y si tú no estás dando alegremente. Mejor no es porque estás demostrando que no hay fruto en ti. El que no puede dar gozosamente lo que sea de su tiempo, de su dinero, de su tesoro, de lo que sea, está demostrando que no tiene el Espíritu Santo, no tiene el fruto del Espíritu. La persona que no es mansa, la persona que no tiene bondad, la persona que no tiene fe, la fe es del espíritu. Todo esto es del espíritu de convenio entre San Juan 15 del 1 al 8.

Este es Jesús hablando. Vamos a mirar en los dos pasajes que vamos a leer. Vamos a mirar qué es justo.

Jesús mismo hablando, dice que yo soy la vid verdadera y mi padre es el labrador. Está hablando en términos Agron, agrónomos, UTU, culturales, de plantas y cosechar y sembrar.

Todo pámpano que en mi no lleva fruto. Lo quitara o. Operate Cómo es esto? Todo aquel pámpano que no lleva fruto lo quitará. Y todo aquel que lleva fruto lo limpiará para que lleve más fruto. Si tú no tienes fruto, tú vas a ser quitado. Por qué?

Porque no eres nacido de nuevo hoy, a mí no me gusta eso y eso no va de acuerdo a mi doctrina. A mí no me importa lo que diga tu doctrine, lo que diga tu Iglesia. Estás mirando lo que dice el texto. Tiene que haber otra interpretación.

Vamos a ver, ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí y yo en vosotros, como el Papa no puede llevar fruto por sí mismo, el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo.

Si no permanece en la vid. Así tampoco vosotros, si no permanece en mí, hay manera de permanecer en Cristo. Obviamente no producir fruto y ser quitado. Yo soy la vid, vosotros los pámpano. éL está hablando en términos bien claro.

El que permanece en mí y yo en él, éste lleva mucho fruto.

Si tú no estás llevando fruto, entonces en tu vida. Tú tienes que llegar a una de dos conclusiones que tú no eres nacido de nuevo, que tú no estás en la vid, que tú no tienes el Espíritu Santo porque el fruto no se puede falsificar, pero las obras sí. Y toda la Iglesia está enfocada en obras. Si tocas en si, tocas bien y cantas bien y predica bien. Y te mueves en algo natural, bien te aplauden, te pasan la mano por el ego. Y eres bendecido como un héroe. Aunque no lleves fruto en aunque seas un grosero, aunque seas una persona amargada, aunque sea una persona envidiosa, te aplauden, pero dice Dios no, esto no es así en el reino.

El reino no funciona como el mundo y tú, y la Iglesia se comporta como jende del mundo haciendo sistemas del mundo y mira lo que dice él, que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano y se secara y lo recogen los que echan en el fuego y arden. Si permaneces en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que quieras y será hecho.

Hay gente que está pidiendo y pidiendo y pidiendo y dice Dios no me contesta. Dios no hace nada. Ya no quiero saber nada de Dios, indicación de que no estás en la vid. Indicación de que no tienes el Espíritu Santo.

Esto es Kucha.

En esto es glorificado mi padre en que lleves mucho Brutus y seáis mis discípulos, seguidores de mi no, seguidores de hombres, no seguidores de Iglesia, no seguidores de lo último que están de moda. Escucha.

Mis discípulos y lleves muchos frutos como el Padre me ha amado, así también yo es amado, permaneced en mi.

El cristiano nacido de nuevo puede escoger no permanecer.

Si guardáis mis mandamientos, permaneced en mi amor, así como yo he guardado, yo he guardado los mandamientos de mi padre y permanezco en su amor. Estas cosas os he hablado para que mi gozo esté en vosotros. El gozo está en vosotros, por no decir de si el gozo que es parte del fruto. Esto es mi mandamiento que os améis unos a otros como yo amado escucha. Nadie tiene mayor amor que éste que uro ponga su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos y si hacéis lo que yo os mando, ya no os llamaré siervos. No lo llamaré el siervo. El siervo no sabe lo que hace su señor, pero llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mí, que oí de mi padre, os la he dado a conocer.

Vamos a parar, hay un momento y digerir.

Cómo es posible que Jesús diciéndole esto y estas personas escúchame bien, todavía no han pasado. Por la resurrección de Cristo, todavía Jesucristo no ha sido glorificado. Todavía no ha descendido el Espíritu Santo.

Y sin embargo, Jesús dice todo esto de ello.

Para tragaldabas, el fruto del espíritu es vamos para.

Es el fruto del espíritu. No será, no va a ser. Esto es lo que es, es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza.

Tú dices, pero yo no tengo nada de eso. No tienes el espíritu. Cómo es posible que tú me digas a mí? Llevo 20 años en el cristianismo yendo a la Iglesia diciendo Gloria a Dios, aleluya, amén.

Llegas a la casa y se comen unos a los otros y se acaban unos con los otros. Cómo es posible? Que tú no tengas mansedumbre.

Que no tenga fe, que tu no tengas paz, que vivas en un estado contantemente de temor.

Que tú no tengas paciencia, que cada vez que pasa algo en tu vida tú te derrota, te caíste de rumbas, acabas con todo el mundo a tu alrededor.

Cómo es posible que tú me digas a mí que tú tienes el Espíritu Santo y tú eres nacido de nuevo? Porque tú repetirles la oración de fe.

No hay manera. No tiene su manera de salir de este asunto.

Mira lo que dice Mateo, esta te va a doler más y hace falta porque ningún pastor va a predicar esto desde el púlpito. De esta manera.

Porque. Si lo hacen, se le vacía la mitad de la iglesia. Se acabaron los diezmos y se acabaron las ofrendas.

Tú tienes que llegar a dos colegios de la Biblia, dice, examinados hacia vuestra salvación. No vaya a ser que tú estés auto engañado, y el problema que está sucediendo con la mayoría de las personas en la Iglesia es que se han auto engañado. Tan pensando que están nacido de nuevo porque van a la Iglesia porque son buenas personas.

El ir a la Iglesia no te hace nacido de nuevo. Especialmente si estás escuchando un mensaje equivocado contantemente.

Porque se están escuchando dice que la fe es por el aire de oír por la palabra de Dios. Si estás escuchando una palabra de Dios que está adulterada, modificada para apelar a tu ego.

Para mantenerte ahí sentado, inactivo.

Como un niño chiquito chupando el dedo. Con Cuentos Barato. Tú no has nacido de nuevo.

Mira lo que dice, te voy a dar la versión larga también la puedes encontrar en Marcos y Lucas, pero esta es la versión más completa de todo el texto.

Y dice así.

El versículo 13 de Mateo 13 1 en adelante aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar.

Y se les juntó mucha gente.

Y entrando en la barca se sentó y toda la gente estaba en la playa. Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo He aquí el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba. Parte de la semilla caía, cayó junto al camino. Y vinieron las aves.

Y la comieron. El sembrador salió a sembrar. Voy a hacer una pausa. Hay mucha gente que quieren cosechar.

Y por eso vemos que Pablo dice Cuidado con la envidia. Si hay algo que daña a todo el mundo es la envidia. Cuando tú miras los Diez Mandamientos. Habla de codicia. De no codiciar la envidia es parte de la codicia. Hay gente que quieren cosechar cuando nunca han sembrado. Quieren tener. Pero no saben sembrar. Quieren amor, pero no siembran amor. Quieren tener dinero, pero no están invirtiendo en nada. Quieren tener una carrera, pero no quieren gastarse los ocho años estudiando, quemándose las pestañas para tenerla. Quieren muchas cosas que todo el mundo tiene o que otras personas tienen, pero no ven el sacrificio y el costo de tenerlo. Y están llenos de envidia y codicia. No lo deja avanzar en el mundo, no lo deja avanzar en Cristo. Ministros que están dentro de la Iglesia, que quieren ser igual que el pastor, codician los dones del pastor, el pastor que le permite a todo el mundo que lo codice porque diciendo nadie puede predicar como ellos, causando codicia dentro del cuerpo.

Escuchame.

Las aves y lo comieron parte cayó en pedregales, donde no hay mucha tierra y brotó pronto porque no tenía profundidad de tierra. Pero só salido el sol se quemó. Y porque no tenía raíz, se secó y parte cayó entre espinos y los espinos crecieron y la ahogaron. Pero parte cayó en buena tierra y dio fruto cuál asiento? Al cual al perdón al ciento.

Cual al cedente y cual al 30 de todos los frutales, todo aquello que han sembrado y cosechado saben que todas las siembras no van a tener la misma cantidad de cosecha, pero si vas a tener una cosecha, si tus siembras y tus tiemblas. Puede ser que un año tengas mas y un año tengas menos. Pero siempre vas a tener se está sembrando para el problema de las siembras, que tú no te puedes comer toda la semilla. Tú tienes que coger parte de la semilla, apartarla y sembrarla.

Hay gente que también quiere cosechar y cosechar y cosechar. Esas son la gente que es un egoísta, que todo es para ellos y para ellos y para ellos, y nunca siembran nada en otra persona, pero quieren que todo el mundo le esté dando siempre.

Escucha. éL, que tenía dos oídos para oír, oiga!

Estoy hablando, tiene el Grecia el que tiene oídos para oír que oiga.

Entonces, acercándose, los discípulos le dijeron Por qué le hablas en parábolas?

La parábola no es la parábola, es una historia que tiene un principio dentro de ella, pero si tú das una historia es más fácil que la gente capte una historia que simplemente le deja información. Yo te puedo dar estadísticas y las estadísticas no cambian a la gente, prosiguió. Yo te doy una estadística con una historia verdadera se te mete en la cabeza y lograbas. Este es el punto de una parábola.

Y él respondió y les dijo.

Porque a vosotros los es dado saber los misterios del Reino de los cielos.

Mas a ellos no les es dado ciertas personas ni se cómo puede decir hoy el que tiene oído, pero al mismo tiempo decir no he dado.

Hay una paradoja, algo que no entiendo, porque a cualquiera que tiene se le dará.

Y tendrá más, pero al que no tiene aún el que tiene, se le ha quitado. Tú no has visto esto en la vida natural. Aquel que tiene dinero aparentemente logra tener más dinero y aquel que nunca tiene dinero.

Nunca llega a tener dinero. Hay principios espirituales ahí, hay principios del mundo.

Porque? Porque escucha el trece, porque eso les ha hablado por palabra, para que viendo no ven, porque escucha, porque viendo no ven y oyendo no oyen ni entienden.

Tan interesante que hay gente que se sienta en la Iglesia su vida entera.

No oyen, no ven y no entienden. Lo vamos a ver que es así dentro de la Iglesia.

De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías que dijo. De oído eres y no entenderás. Y viendo, beraz, y no percibirlas. Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado.

No es culpa de la palabra, no es culpa de mensajero, es la culpa del corazón que se ha engrosado.

Con todo lo del mundo, yo te estoy hablando de hispano, que te sientas a ver ahí a Telemundo todo el día, que te sientas a ver Univision. Telemundo y Univisión se la pasa todo el día traficando en miseria. Escúchame, tú no vas a ver un programa que te edifique un programa que te diga mira, esto es un mejor camino. Esto es una mejor manera. Todo es miseria.

Problemas, tragedias, noticias malas todo el día.

Y el hispano está sentado delante de un televisor escuchando esto la 24. A veces lo tienes prendido y se está metiendo en el alma y tu corazón ha sido engrosado. No hay nada que penetre tu corazón porque está tan endurecido, porque lo único que ves. Y entonces, qué es lo que dice? Hay un dicho que dice que la miseria le gusta a la compañía.

Si tú eres una persona amargada y miserable, estás escuchando eso todo el día. No hay manera que nadie venga a ti con una buena noticia y te diga sí, pero así está la cosa y así está la cosa y así está la cosa. Y siempre con una excusa.

Y con los oídos oyen pausadamente Lenda por un lado y les sale por el otro.

Y han cerrado sus ojos. Porque no ven con los ojos.

Para que no vean con los ojos y oigan con los oídos y con el corazón, entiendan y se conviertan.

Y yo lo sane. No es culpa mía, no es culpa de mensaje, es culpa tuya, es culpa del mundo, es culpa de lo que tú has escogido, abrazar y escuchar esto y esto se mete en la Iglesia. Hay gente que se sienta ahí todo el día, escuchar noticias por la radio escuchando basura todo el día.

Yo no soy legalista.

Pero yo no me siento hoy escuchando todo esto todo el día y después diciendo qué mal está el mundo, ya lo sabemos que está mal.

Pero dice el 16 pero ver aventurados vuestros ojos porque ven y vuestros oídos porque oyen, porque desierto, digo que muchos profetas y justos desearon ver lo que véis y no lo vieron y oír lo que oís y no lo oyeron.

Ay, pues vosotros. La parábola del sembrador se se la explica porque tampoco ellos la entendieron. Si ellos lo hubieran entendieron, no hubieran necesidad de tener que explicarlo.

Cuando algún oye la palabra del reino y no la entiende. Mira lo que sucede. Viene el malo y arrebata lo que fue sembrado en su corazón.

La palabra está ahí, pero él no la entendió.

Y no la entendió por muchas razones, pero no tuvo si la palabra es pura, la puede entender. Vino el enemigo, vino Satanás y le robó.

Por eso que tú no puedes decir pastor, maestro, evangelista, que porque la persona hizo la oración de fe, porque la persona levantó la mano, porque las personas vino al frente.

Que la persona nacida de nuevo y yo conozco muchas personas que en su vida los últimos 20 años hicieron la profesión de fe y viven peor que un pecador.

No como yo estoy, salvo por gracia. No, tú eres un desgraciado. Eso no es gracia. Eso no es misericordia.

Tú no puedes confiar como dice la Biblia, no mire, no mire las obras, dice por sus frutos.

Lo conoceréis por el fruto, no por las obras, no por lo que dicen, no por lo que hacen, el fruto, el fruto, no son obras.

El que fue sembrado en pedregales, este es el que oye la palabra al momento, la recibe con gozo, pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la fricción y la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.

Qué sucede? Miro palante, levantó las maro, dijo Gloria a Dios, aleluya.

Cantó, brincó, saltó, se puso emocional.

Pero dice que esto es de poca duración porque va a venir la persecución inmediatamente y vamos a ver si de verdad tú eres un cristiano. Vamos a ver si de verdad tú crees lo que tú crees. Por qué? Porque no tuvo raíces, nadie se preocupó por el discipulado del. La Iglesia no tiene discipulado porque no has nacido Dios, porque la Iglesia que tú eres un calvinista y como la persona creyó ya salvo siempre. No hay ningún problema. Ahí está el error. No hay seguimiento, no hay. No hay preocupación por estas almas. Especialmente si la Iglesia es de un evangelista. Pero esto no depende totalmente de ti, esto depende de la tierra en que fue sembrada, fue mala tierra.

Hay manera de que esta persona se rescate o no de acuerdo a la parábola, no?

El que fue sembrado entre espinos este es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de la riqueza ahogan la palabra y se hace en fructosa.

Ah! Yo vine a Cristo.

Pero tú no entiende, hermano, que a mí me gusta mucho el dinero y yo no voy a dejar de hacer lo que yo hago. En mis negocios, aunque sean chuecos, porque a mi me gusta el dinero.

El engaño de las riquezas. Hay una diferencia, escúchenme bien entre un padre de familia y una familia que tengan que trabajar dos trabajos para pagar sus utilidades, para pagar lo que necesita y aquel que ya lo tiene y todavía está insatisfecho en su vida. El engaño de la riqueza no dice que el trabajar mucho no dice que trabajar 60 horas. Tú puedes trabajar 60 80 horas. Atender a tu familia. Amar a Cristo. Leer tu palabra. Orar y hacer todo lo que es necesario. Porque si tu actitud eliminas, escúchame bien. La mayoría de la babosada que está en tu vida, que es una pérdida de tiempo, te sobra el tiempo para todo. Puedes trabajar 12 horas al día. Llegar a tu casa y todavía tener una conversación con tu esposa todavía atender a sus hijos todavía salir los fines de semana, puedes trabajar porque yo lo he podido hacer y conozco gente que lo hace y aman a Dios con todo su corazón y hay fruto en su vida y no andan afanados. Su carrera es un gozo. Su trabajo es un gozo.

No, no, no, no vengas a confundir las cosas, estamos hablando de actitud, de corazón.

Las riquezas, el amor al dinero, dice que es la raíz de todo mal.

Entonces miramos en el 23.

Dice más el que fue sembrado en buena tierra, este es el que oye, atiende la palabra y da fruto y produce a ciento y a sesenta y a treinta por uno.

Lo mismo que te leí. Juan.

Ve, todo el mundo no va a dar el mismo fruto, pero todo el mundo va a producir fruto que si está escrito.

Pero es el que oye la palabra, la entiende la palabra y da fruto. Dice que tienes que dar fruto.

No todo aquel que dice Señor, Señor entra en el Reino de los Cielos. Entonces.

El fruto es parte de lo que vas a producir. Todo creyente tiene que producir fruto. No todo árbol va a producir el mismo fruto. Todos los años ni vas a tener la misma cosecha todos los años, aunque sembraste. Pero si vas a tener haras, si no siembras, no vas a tener nada.

Y si siembras y no atiendes, tampoco vas a tener nada si eres negligente, porque ya no depende de ti. Dependiendo de muchos factores, pero si va a haber frutos. Entonces 24 le dijieron otra parábola diciendo El Reino de Dios de los cielos es semejante a un hombre que sembró una semilla en su campo. Mientras dormían los hombres, vino el enemigo y sembró cizaña entre el trigo y se fue.

Y cuando salió la hierba y dio fruto en dos, apareció también la cizaña.

Es interesante que el enemigo siembra cizaña entre el trigo, el trigo es símbolo de algo que se puede comer. Qué produce fruto que tiene fruto la cizaña no tiene fruto.

El trigo, la cizaña, están creciendo junto. No de eso el trigo y la cizaña están creciendo junto. Tú estás en la iglesia. Y la Iglesia está llena de cizaña, que fue sembrada ahí por Satanás y entre el medio de ustedes está la cizaña.

Escucha, vinieron entonces los siervos del padre de la familia y le dijeron Señor, no sembraste buena semilla en tu campo. Es una pregunta retórica. Claro que sí. Si no va a sembrar la semilla. Dónde? Pues tiene? Tiene cizaña? éL les dijo Un enemigo ha hecho esto y los siervos le dijeron Quieres pues que vayamos y arranquemos. Y él les dijo No. No sea que al arrancar la cizaña arranca también con ella el trigo, el trigo no estaba listo para ser cosechado. Dejar crecer juntamente lo uno al otro hasta la siega y al tiempo de la siega, yo daré a los segadores a recoger primero la cizaña y atarla con manojos para quemarla. Pero recoger el trigo de mi granero.

Espérate, quiere decir que hasta que no venga la segunda venida de Cristo vamos a estar lidiando con este asunto.

Sí, y por eso la Biblia te dice que por su fruto lo conoceréis, no por sus obras, no por sus talentos, no por lo que dicen. Dirán Señor Señor, y no hice de Jesús. Jamás entrará en el Reino de Dios. Era otro Señor en tu nombre, en tu nombre.

Hicimos esto en tu nombre, hicimos milagros en tu nombre. Todo esto y le dice Jesús, apartado de mí, hacedores de maldad, porque nunca los conocí.

Hay gente que están.

En engañado se han auto engañado, otros han sido engañados.

Por. Pastores que o predicadores que uno no saben la palabra número dos que con astucia dicen que emplean. El error.

Y el mundo que ha pagado y que de diere escuchando todo lo que dice el mundo y no tienes el corazón preparado para poder recibir la palabra de Dios.

Y es bien sencilla. El nuevo nacimiento es sencillo, si creyera estuvo en tu corazón.

Que Dios. Jesucristo murió por ti, por tu pecado y que Dios lo resucitó de los muertos, dice será salmo. Luego viene la confesión de tu corazón por tu propia. Decisión porque no puedes contener lo que tú tienes dentro de ti si de verdad Dios ha transformado tu vida.

El testimonio no puede ser forjado en un servicio cargado de emociones que le dices a todo el mundo pasa al frente, porque si tú no pasas al frente, tú no eres nacido de nuevo. Eso no está en la escritura, en ninguna parte busca velha.

Eso es algo del siglo XX, en el siglo XIX. Hombres que decidieron hacer eso en sus campañas evangelística.

Para. Demostrar que las personas estaban siendo salvà.

La Biblia te dice que van a estar los dos juntos. La cizaña y el trigo, que porque tú hayas escuchado la palabra y porque tú lleves diez años en Cristo, no eres nacido de nuevo, porque a lo mejor tú eres tierra mala o eres piedra dura, que tu corazón está tan endurecido, tu corazón está tan engrosado que tú no tienes cómo escuchar a Dios como Dios te habla. Viene el hermano y te hablan y tú te pones a la defensiva. Tú te pones enojado. Tú no quieres que vengan más por ahí. Eso es evidencia que tu corazón está engrosado. La Biblia no te manda en ningún momento a darle tu corazón a Cristo. La Biblia demanda que tú escuches lo que se te está diciendo, lo mires, lo aceptes. Entonces experimentarás el nuevo nacimiento y después las obras y después el fruto, pero no antes. Yo espero que esta lección te haya ayudado. Te ha servido para ayudar a otros. Suscríbete a nuestro canal en YouTube! También nos puedes encontrar en el estudio bíblico 1. 2. 3. Estamos en todos los programas de podcasting. Puedes escuchar nuestro mensaje y también en mi página en Facebook. Espero que te ayude. He sido Franklin, una tu servidor y hasta la próxima. Que Dios te bendiga.

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply